Moldes de silicona industrial

Antes de ponernos a hacer moldes de silicona industrial, vamos a ver qué son y para qué se utilizan.

La silicona es un polímero inodoro e incoloro hecho sobre todo de silicio. La silicona es inerte y estable a altas temperaturas, lo que la hace útil en una gran variedad de aplicaciones industriales:
Por ejemplo, como lubricantes, adhesivos, moldes, impermeabilizantes, y en aplicaciones médicas y quirúrgicas. Nosotros vamos a hablar de los moldes hechos de silicona.

La silicona para moldes es una alternativa al látex en la fabricación de moldes por sus propiedades antiadherentes y flexibles. Uno de los derivados de la silicona es la silicona platino, que en los últimos años se ha aplicado en productos para la cocina como vaporeras y estuches de vapor. El contenido que tiene la silicona  platino hace que no tenga porosidades y por lo tanto que sea mucho más duradera, higiénica y mejor desmoldable que la que no es platinium, La resistencia a la temperatura oscila entre los -60º y los + 230º, es apta para lavavajillas y es irrompible.

Los moldes de silicona son muy utilizados para la cocina, pero también podemos darles otros usos como para hacer jabones, figuras decorativas, figuras con fimo, barro, yeso… Disponemos de moldes grandes y moldes pequeños del tamaño de un caramelo o un bombom por lo que ya sólo necesitamos de nuestra mente para crear lo que nos imaginemos.

Modo de utilización de los moldes:

  • Antes de utilizarlos por primera vez hay que lavarlos con agua y jabón.
  • Durante su utilización seguir las instrucciones en lo que se refiere a temperatura máxima y mínima.
  • Al ser flexibles deben colocarse sobre una bandeja para evitar que el contenido se deforme.
  • A pesar de que los moldes de silicona se enfrían rápidamente, hay que tener en cuenta que al someterlo a altas temperaturas habrá que protegerse las manos con manoplas para evitar quemaduras.

Los moldes de silicona de mejor calidad disponen de Safe Ring, que es un anillo rígido que rodea todo el molde para que al cogerlo no se deforme y se nos caiga el contenido.